Franquicias

Dr. Alfonso Mendoza
“Clínica Dental La Zapopana”

Hay una frase que me encanta que dice: “el hombre que no vive para servir, no sirve para vivir.” Esa frase me ha servido para que a través de la historia, a través de toda mi vida, pueda seguir soportando todos los altibajos de mi vida. Es permitido caer siempre y cuando el levantarse sea obligatorio. En esas dos frases he soportado la parte de que cuando uno tiene una caída o cuando uno se equivoca, aprende de ese resultado.

Uno de los altibajos más importantes es que entre los franquiciatarios, nosotros tenemos que seleccionar a la persona idónea para poder tener la confiabilidad de que nuestra marca sigue creciendo. Al seguir creciendo esta marca, nosotros tenemos una confianza en el franquiciatario y la peor de todas estas situaciones que pudo haberme pasado, es no haber seleccionado bien a los franquiciatarios, es decir, en alguna ocasión no hice bien la selección de esta persona y esa fue una de las características que marcó un aprendizaje, porque yo te estoy diciendo que de todos los errores se aprende y ese aprendizaje me dejó muy marcado. Se puede decir que dentro de todo esto, el no haber seleccionado el perfil idóneo de mi franquiciatario me llevó a otro aprendizaje que fue el de tener más cuidado con la selección del franquiciatario que va a representar tu marca, que está representando todo ese esfuerzo de más de 30 años en el ámbito dental.

El cambiar un paradigma es interesantísimo porque estamos cambiando la mentalidad de mucha gente y la apreciación de lo que puede ser una buena idea. — con Alfonso Mendoza Ramos.

Franquicias

Dr. Ignacio García de la Paz
Franquicias “Todo para sus pies”

Estamos dentro del negocio de la salud, brindamos un servicio profesional de atención, cuidado y embellecimiento de pies y manos para todos los miembros de la familia. La empresa nace en 1934 en Guadalajara, Jalisco. Más tarde, en 1997, busca la expansión bajo el sistema de franquicias y logra con éxito tener presencia en varios estados del país y en exportar la marca a Centroamérica. Sin duda el sistema de franquicias fue un parteaguas en nuestro crecimiento; aperturamos 50 unidades de una manera más sencilla. En el momento en que institucionalizas tus procesos, es más fácil repetirlo, y así despegamos. Hemos sido dos veces Premio Nacional de la Franquicia, que otorga la Asociación Mexicana de Franquicias, en la categoría de servicio y mayor crecimiento, y en 2012 estuvimos nominados en las categorías de servicio, franquicia del año y mejor franquicia del extranjero.

La persona que adquiere una licencia de marca quiere innovar e imponer su estilo, y este es un modelo llave en mano y uno de los requisitos es que no se desvirtúe. Pero en lo general, todo está a nuestro favor: estamos en un mercado con escasa competencia, todos tenemos pies… En términos de fortalezas, la primera es nuestro sistema de capacitación, contamos con una Academia que se asegura que el personal esté capacitado en todas las unidades donde abramos; la segunda es la tecnología, desde nuestra imagen se ve que está presente, y la tercera es un sistema de comercialización profesional.

Al ser un negocio tan noble, que no requiere conocimientos previos, tenemos inversionistas exitosos desde un ama de casa, jubilados y profesionistas independientes.  — con Ignacio Gap.

Franquicias

León Reffreher
Franquicias “La Borra del Café”

La franquicia que mezcla café, libros, cine y bicis.- El concepto La Borra del Café, nacido en Guadalajara en junio de 2012 como resultado de un encuentro amoroso, hoy lanza su franquicia con la que quiere invadir el país y el mundo. Todo empezó como una coincidencia. Como sucede con las grandes historias. Un encuentro inesperado de dos mexicanos en Madrid y una novela de Mario Benedetti… León Reffreger estudiaba en la Universidad Complutense de Madrid cuando una amiga le presentó a Damara. Fue lo que llaman amor a primera vista. Dos mexicanos que tuvieron que cruzar el mar para conocerse. Ese amor llevó a León a dejar la Ciudad de México para ir a vivir a Guadalajara.

Al seguir al amor de su vida, León entró al ITESO a estudiar una maestría, donde pudo desarrollar un proyecto largamente anhelado: una cafetería donde los clientes pudieran aparcar sus bicis, intercambiar y comprar libros, ver cine, escribir en pizarrones sus ideas y hacer juntas de trabajo en amplias salas, siempre acompañados de una taza de café. Ese proyecto enamoró a Juan Comparán, empresario jalisciense y compañero de maestría de León, quien decidió apoyar e invertir en la empresa. No había que pensar mucho en el nombre del proyecto: La Borra del Café, pues es la primer novela que León recuerda de su infancia. El libro de Mario Benedetti hacía mucho sentido con su idea de negocio.

“La borra del café es lo que queda al final de la taza después de beberlo. Para nosotros, la borra es lo que queda de una experiencia, ese grato recuerdo que nos marca de por vida y nos inspira a crear grandes cosas”, dice Reffreger.

— con Leon Reffreger.