ICONO 83 S.S. Francisco

1Portada

Como un señal de los tiempos modernos una marea de móviles se elevó al ingreso del nuevo Papa, vestido con sotana blanca y unos simples zapatos negros, sin la solemnidad que reinaba hasta hace poco tiempo en esos contados encuentros con el tímido Benedicto XVI, ahora Papa Emérito.

Un Papa distendido contó entre carcajadas y aplausos, anécdotas sobre el Cónclave, reiteró la promesa de seguir el camino de San Francisco de Asís y felicitó por su trabajo a los periodistas.

“Han trabajado mucho, ¿no?”, dijo Francisco, que en el transcurso del encuentro acarició un perro y recibió un mate de regalo, para romper el hielo ante los seis mil periodistas congregados en la moderna Sala Pablo VI del Vaticano.

“Es el Jorge Bergoglio de siempre, tranquilo, no impostado”, comentó el periodista argentino Sergio Rubín —autor con Francesca Ambrogetti del libro de entrevistas El Jesuita—, al que el Papa abrazó con asombrosa familiaridad al término del encuentro.

El toque latino del Papa Francisco resulta agradable, ya que sabe combinar la sabiduría jesuita con el sentido del humor para explicar tanto asuntos espirituales como terrenales. Entre sonrisas confesó que durante el escrutinio del Cónclave comenzó a ver que “la cosa se estaba poniendo peligrosa” para él, ya que sumaba cada vez más votos.

El Papa divirtió a los periodistas cuando contó, como si fuera un simple párroco, que algunos de los cardenales le pidieron que se llamase Adriano, en honor de Adriano VI, conocido como el papa “reformista”. También hizo reír cuando dijo que incluso le propusieron que adoptara el nombre de Clemente XV, para “vengarse” de Clemente XIV, “el pontífice que suprimió nada menos que la Compañía de Jesús”, al referirse a la orden a la que pertenece y que por primera en más de cuatro siglos de fundada accede al trono de Pedro.

Rompiendo de nuevo moldes, el Papa no quiso impartir con la mano la bendición a toda la prensa, consciente de que entre ellos hay muchos ateos y de otras religiones, según explicó y saludó y abrazó a un centenar de periodistas seleccionados para la ocasión, entre ellos a varios argentinos.

Acarició el perro de un reportero radial italiano ciego, como un San Francisco de nuestros días, y recibió regalos, libros, fotos y hasta un mate.

“Pensé ¿qué le puedo llevar?, miré en mi habitación y vi mi mate: es el mate me dije. Así que lo lavé y hoy se le entregué”, contó Virginia Bonard, compatriota y amiga que viajó desde Buenos Aires para seguir el evento.

Banner Edicones ICONO de Facebook

ICONO 83-02 De Bergoglio a Francisco

Quien es el Papa Francisco:

Después de la muerte de Juan Pablo II, Jorge Mario Bergoglio ‘pintaba’ como favorito para asumir la figura máxima de la iglesia católica. Ahora, después de la renuncia de Benedicto XVI, se convierte en el nuevo Papa y en el primer latinoamericano en ser nombrado.

(7)ITALIA-ROMA-SOCIEDAD-FRANCISCO

No estaba dentro de los favoritos, lo que provocó una mayor sorpresa, sobre todo en los países de habla hispana. Originario de Buenos Aires, Argentina, nació el 17 de diciembre de 1936, asumió el título de sacerdote el 13 de diciembre de 1969.

Sus primeros estudios se dirigieron como técnico químico, sin embargo a los 21 años decidió apegarse a la religión, convirtiéndose en sacerdote. Bergoglio se convirtió en arzobispo de la arquidiócesis de Buenos Aires el 28 de febrero de 1998, después que su antecesor, Antonio Quarracino, padeciera de su salud.

Para 2001, Juan Pablo II lo nombró cardenal del título de San Roberto Belarmino y en ese mismo año, asumió la máxima titularidad en la iglesia católica de Argentina. Fue miembro de la Conferencia Episcopal Argentina, de la cual fue presidente en dos ocasiones, hasta 2011 y del CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano). La iglesia católica recibe a un Papa conservador, muestra de ello es que Bergoglio enfrentó al gobierno de su país con el proyecto de Ley de Matrimonio entre personas del mismo sexo. Escribió un texto en el que criticaba la postura del gobierno, calificando el matrimonio entre personas del mismo sexo como una ‘guerra contra Dios”.

Francisco se convierte en el pontífice número 266 en los 2,000 años de historia de la Iglesia. Jorge Mario Bergoglio tiene 76 años, se convirtió en el primer jesuita en ser en Papa . 

Francisco es todo un contexto compacto e integrado maduro y concreto antes de ser el Gran Pontífice de Roma, líder de los Católicos… su carácter y primeros destellos como PAPA (Petrí – Apostoli – Potestatem – Accipiens, y se traducen así: “El que recibe la Potestad del Apóstol Pedro”) son la muestra de liderazgos que van mucho más allá que la grey que hoy dirige.

Saber que un papa es tanguero o un buen lector de literatura, puede dar a otros un pábulo para meterse en esos avatares. Quizá ahora algunos irán a leer (o releer) Los novios, de Manzoni, uno de sus autores italianos preferidos o ver todas las películas del neorrealismo o las argentinas en las que actúa Tita Merello, y mirarán con nuevos ojos La crucifixión blanca, de Marc Chagall y buscarán los misterios estelares en la dantesca Divina Comedia. Que los gustos estéticos de un papa son posibles de imitar. Así que habrá alguna feligresía que se dedicará a leer a Hölderlin, en hora buena.

La elección de un papa crea expectativas, tanto en creyentes como en ateos. Esperemos que el tocayo de Francisco de Asís sí tenga una auténtica opción por los pobres.

(28)ITALIA-ROMA-SOCIEDAD-FRANCISCO

Sostiene la BBC: “Hay quienes lo han llamado el “Pepe Mujica del Vaticano” en alusión a otro conocido austero como lo es el presidente de Uruguay”.”Reservado, con pocos amigos conocidos, con estricto control de su vida personal y extremadamente dedicado a sus actividades pastorales, el ahora Papa Francisco sí dejó con los años que se conociese que algo fuera de la iglesia lo apasiona enormemente: el club de fútbol San Lorenzo de Almagro.”Viajando en Spazio”, describe la cadena periodística britànica en su semblanza. Otro de los aspectos que subraya es su consabido amor por San Lorenzo de Almagro, un fanatismo que nació en la década de los 40 acompañando a su padre al tablón del viejo Gasómetro, una bandera que comparte con varios famosos como Marcelo Tinelli y el actor de Hollywood Viggo Mortensen.

ICONO 83-03 Jorge Mario Bergoglio

Francisco I, el 266 de la Iglesia Católica, deberá enfrentarse a los retos de su tiempo y no le van a faltar pues en estos momentos el orbe católico se enfrenta a grandes desafíos.

Casi 1.200 millones de católicos tienen ya un pastor aunque a diario muchos millones de ellos se enfrentan a problemas muy diversos que necesitan de la respuesta y/o apoyo por parte de la Iglesia, que está encabezada y gobernada por el nuevo Papa.

?????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Reforma de la Curia

Mucho se ha hablado en estos últimos meses del caso Vatileaks, la fuga de documentos y del informe secreto encargado por Benedicto XVI. Ya cuando Ratzinger fue elegido Pontífice se habló de unanecesaria reforma del órgano de Gobierno de la Iglesia, aunque quizás ha sido la tarea pendiente del ahora Pontífice emérito.

Sin embargo, el nuevo Papa no puede demorar los cambios en una organización anquilosada en la que existe un gran cuello de botella en la secretaría de Estado. Muchos colaboradores pueden tardar meses en ver al Papa. La mastodóntica Curia tiene que racionalizar y optimizar recursos para agilizar y hacer más transparente su misión. 

Secularización interna

Este es uno de los grandes retos a la vez que el principal mal que aqueja a la Iglesia. No puede evangelizar y propagar su mensaje si los propios miembros de la Iglesia no tienen celo por el Evangelio. Hay sacerdotes e incluso obispos hacen dejación de funciones que afectan de manera directa en los fieles. Un objetivo primordial es recuperar la esencia y abandonar experimentos. Los no creyentes y los alejados sólo podrán volver a la Iglesia Católica si realmente encuentran en ella la esencia. 

Nueva Evangelización

Este punto va unido al anterior. Juan Pablo II inició este término sabiendo de la evolución del mundo de hoy. Benedicto XVI ha puesto los instrumentos para llevarla a cabo, creando incluso un Consejo Pontificio para la Nueva Evangelización y ahora al nuevo Papa le corresponde aplicarla. De su éxito depende buena parte el futuro de la Iglesia. Muchas zonas tradicionalmente religiosas necesitan de una verdadera reevangelización y aquí la Iglesia, comandada por una nueva hornada de obispos y de distintas realidades eclesiales tienen mucho que decir. 

Descristianización de Europa

Mientras la Iglesia crece en África, en Asia y en Norteamérica también gracias a la inmigración y lucha por mantenerse en Iberoamérica, Europa vive un auténtico problema de secularización, que afecta a todas las confesiones cristianas. En el norte hace años que se manifiesta de manera clara y en la zona mediterránea se están dando ya signos preocupantes. También las administraciones nacionales y supranacionales han optado por normativas laicistas que exigen una respuesta firme y clara por parte de la Iglesia. 

Unidad de los cristianos

La respuesta a la descristianización de Europa está en una parte en la unidad de los cristianos. Benedicto XVI luchó mucho en este punto y ahora el nuevo Pontífice debe seguir por esta senda. Pese a las diferencias que mantienen separados a católicos, protestantes y ortodoxos todos ellos están unidos ante la “dictadura del relativismo” que pretenden condenar a Dios al ostracismo e impedir dar una respuesta a los problemas que aquejan al hombre. 

Abusos sexuales

Este ha sido uno de los problemas más importantes más importantes y mediáticos que ha azotado a la Iglesia Católica en los últimos tiempos. El Papa emérito pidió perdón en varias ocasiones pero el problema debe zanjarse y ser arrancado de raíz. Benedicto XVI puso los pilares para evitarlo y ahora toca construir el edificio. La transparencia, la formación de los seminaristas y religiosos y el discernimiento a la hora de la admisión son temas cruciales. También lo son la atención a las víctimas. La Iglesia debe recuperar la confianza perdida por la gente que ha quedado defraudada con su Iglesia y tener tolerancia cero judicial con los implicados en estos casos. 

China e Islam

El mundo islámico y las relaciones con China suponen dos de los retos geopolíticos y religiosos más importantes para el nuevo Papa. El islam crece en Europa y en muchos de los países en los que son mayoría los cristianos son discriminados y en algunos casos perseguidos y asesinados. Su acompañamiento y su defensa es una obligación. Conseguir un mejor trato un auténtico reto.

El caso de China es igualmente un quebradero de cabeza. En el país con más habitantes del mundo existe una iglesia oficial controlada por el Partido Comunista y que está en constante tensión con Roma y otra oculta que es perseguida. China se ha abierto al mundo pero sigue cercenando los derechos fundamentales de sus ciudadanos, entre el que está la libertad religiosa.

Banner de PERIODISMO

Banner Edicones ICONO de Facebook