Mercado de la Viga:

A finales del siglo XVIII, en la Ciudad de México existió un canal llamado La Viga, que unía los lagos de Xochimilco y Chalco con el puerto lacustre de San Lázaro.

Centro distribuidor de pescados y mariscos, mejor conocido como el mercado de La Viga.

A fines del siglo XIX los habitantes de los pueblos que hoy son las delegaciones Iztapalapa e Iztacalco vivían en varias localidades rodeadas de chinampas y comunicadas por una amplia red de canales, entre los que destacan el canal Nacional, el canal de Apatlaco, el río de la Piedad y el canal de Tezontle, entre otros. Pero el principal canal es el antiguo La Viga, que fluía desde el canal Nacional comunicando a Xochimilco, Chalco y Texcoco, llegaba hasta el mercado de la Merced llevando a muchos paseantes a la zona de Santa Anita.
El nombre de La Viga se toma de un rancho que se ubicaba a un costado del canal; esto no duro mucho, pues en 1903 cambia la división política del Distrito Federal y se mandó a cegar el canal para construir una nueva vialidad dando origen a la actual calzada de La Viga, al lado de la cual surgieron industrias y asentamientos de población años después.

El virrey Juan Vicente de Güemes encargó la construcción de un camino que lo bordeara; la sociedad novohispana lo conoció como el Paseo de la Viga.

De acuerdo con la historiadora Virginia González, en este espacio se colocaron por encargo puestos con antojitos, pulquerías provisionales y un gran número de trajineras con música a bordo que se encargarían de transportar a los visitantes por el canal: el lugar se convirtió en toda una atracción.

Gracias a los textos que escribió Madame Calderón de la Barca, esposa del primer embajador de España en el México independiente, durante 1839 y 1842, hoy se puede dar un recorrido por lo que fue elPaseo de La Viga.

Para Calderón de la Barca, este paseo es uno de los más bellos que se pueden imaginar; “con la agradable sombra de sus árboles y elcanal, por donde desfilan las canoas, cubiertas de toldos verdes con ramas y flores, se da ahí un espectáculo inconfundible: se ven a los indios con sus guirnaldas de flores y sus guitarras, sus bailes y canciones, y aleando las fragantes brisas, mientras su canoas se deslizan al filo del agua”.

Ella decía que en el canal también podían verse embarcaciones que traían fruta, flores y legumbres para ser comerciadas en el mercado de la ciudad.

Madame Calderón planteaba que ahí no acababa la función: faltaba contemplar el glamour que envolvía al Paseo de La Viga.

Se podía observar a las damas luciendo los mejores vestidos y joyas al transitar por el lugar en sus carruajes.

Lo que uno daría por viajar de regreso en el tiempo para encontrarse con la Venecia a la mexicana.

El mercado de La Nueva Viga, en el camino de la tradición a la vanguardia.

La industria de los pescados y mariscos crece cada día para consolidar su posición comercial en el sector alimentario.

Su crecimiento se ha visto reflejado en los altos niveles de importación y exportación que se manejan dentro de los principales mercados internacionales.  En México, la distribución de los productos del mar depende de dos grandes centros de abasto: El Mercado de la Nueva Viga en la Ciudad de México y el Mercado del Mar en Zapopan, Jalisco.

El Mercado de la Nueva Viga cuenta con el más amplio surtido de productos del mar y por su volumen de comercio, es considerado como el segundo del mundo, tan sólo superado por el de Tokio en Japón. Por su ubicación estratégica, el mercado de La Nueva Viga, es uno de los puntos más importantes de comercialización y abasto, ya que a lo largo de una superficie de 90 mil metros cuadrados alberga 202 bodegas de mayoreo, 55 de menudeo y 165 locales comerciales.

Cuatro bodegas cuentan con productos certificados y 80 más con excelentes prácticas de manejo, en espera de su certificación. En sus instalaciones trabajan diariamente un promedio de 387 locatarios entre los que se encuentran comercializadores al menudeo, medio menudeo y mayoreo.

Las labores en el mercado comienzan a las cuatro de la madrugada, dando la bienvenida a proveedores de los dos litorales de México, chefs, restauranteros y amas de casa. La jornada es carga, aproximadamente a las 6 de la tarde la última de las bodegas termina sus tareas cotidianas.

La Nueva Viga vende productos de todos los puertos de la República Mexicana e inclusive productos importados de los cinco continentes, en el mercado se manejan un promedio de 500 toneladas tan sólo de pescado fresco y 1000 t de productos congelados que se comercializan diariamente, lo que representa el 60 por ciento de la producción nacional pesquera. Son aproximadamente 300 especies frescas y congeladas, y aproximadamente 100 especies en productos congelados de importación que se comercializan diariamente en este centro de abastecimiento.

Desde su creación el mercado de La Nueva Viga fue pensado para albergar a un gran número de compradores. En él se encuentran bancos, tiendas de abarrotes, oficinas gubernamentales, zonas comerciales con restaurantes y coctelerías, servicios de transporte público y de fletes y amplias áreas de estacionamiento que ofrecen al consumidor final la seguridad de que dentro de sus instalaciones existe todo lo necesario para realizar sus compras.

Por su gran potencial de acopio, el mercado de La Nueva Viga recibe diariamente un promedio de 15,000 a 20,000 visitas de compradores reales, lo que habla de la importancia de este recinto comercial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s