07 EMBARGOS POR PAGOS DE HIPOTECA VENCIDOS:

Embargo. Con tan sólo una palabra se pone el pelo de punta. Si le añade hipotecario, la cosa se complica todavía más. ¿Cuándo llega? ¿Cómo se puede afrontar? ¿La banca facilita este tipo de procesos o, al contrario, intenta impedirlos? Preguntas como estas se agolpan en la cabeza de todo hipotecado cuando se encuentra en una situación económica complicada que podría desembocar en impagos en su hipoteca.

Cuando un cliente comienza a fallar en el pago de sus cuotas, el banco se pone en contacto con él. Para que esto suceda tiene que dejar impagadas, por norma general, al menos tres plazos de la hipoteca. Cuando esto sucede, el cliente pasa a la lista de morosos. En algunas entidades, cuando se produce un impago, el banco genera automáticamente cartas, llamadas, mails, sms y otras acciones encaminadas a reclamar la deuda impagada. Éstas comienzan, en general, cuando el deudor tiene una cuota impagada de más de 15 días y suele terminar cuando lleva entre 90 y 120 días con cuotas impagadas. Si no hay respuesta por parte del cliente, éste entra en la lista de morosos (BURÓ DE CRÉDITO) y la entidad traslada el caso a la asesoría jurídica para su reclamación judicial.

Como ni a la entidad ni al hipotecado les interesa un embargo, el banco o caja en cuestión intenta facilitar soluciones a sus clientes. Comienza, entonces, la negociación. Ésta pasa, según cada caso, por alargar el plazo de la hipoteca para ajustarse a los ingresos de los hipotecados, contactar con entidades que refinancian la deuda o reunificar los pagos o por la venta de la vivienda (cuando lo anterior no surge efecto). En este último caso, la entidad aconseja a su cliente para intentar que la venta se realice en las mejores condiciones y sin las cargas de un procedimiento hipotecario y facilita -tan sólo si el cliente lo desea- inmobiliarias de confianza para que le busquen comprador.

Con la crisis, las salidas habituales para evitar un embargo se han complicado. Con el aumento del paro (ya roza los 3,5 millones de personas) y el estancamiento del mercado inmobiliario, resulta difícil que los clientes que no pueden enfrentarse al pago de sus hipotecas puedan vender su casa. Por ello, tanto por parte del Gobierno como de las propias entidades, se han puesto en marcha otras soluciones a estos problemas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s