Posteado por: iconogdl | noviembre 20, 2012

La Viga Mercado del Pescado…

El mercado es uno de los depósitos de productos del mar más grandes del mundo. La Nueva Viga, paseo marino en el DF fuera de las guías turísticas. A las cuatro de la madrugada cientos de camiones comienzan la descarga de unas 500 toneladas de pescado, ostiones, camarones… Fuertes aromas y algarabía ambientan el recorrido diario

Por Paula Mónaco Felipe

La ciudad de México ofrece un paseo-experiencia único que no aparece en guías turísticas. Se trata del Mercado La Nueva Viga, ubicado en la delegación Iztapalapa, donde el espectáculo comienza a las cuatro de la madrugada con la descarga de peces de todo tamaño y forma, millones de ostiones y almejas, gigantescas mantarrayas, pequeños tiburones y universos de camarones.

A esa hora el telón se levanta: cientos de camiones provenientes de todo el país llegan con unas 500 toneladas de alimentos –60 por ciento de la producción nacional pesquera–, que se concentrarán en el segundo mercado del mundo en cuanto a volúmenes (sólo superado por Tokio) y seguirán viaje hacia el exterior como también a otros estados de la República y a las cocinas de las colonias locales.

¿Cómo es posible que la ciudad de México, siendo mediterránea, sea la mayor distribuidora de pescados y mariscos del país? La explicación se remonta a una tradición prehispánica que asombró a Bernal Díaz del Castillo. En su Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, el llamado historiador de la conquista expresó su asombro por las costumbres de los habitantes de estas tierras, quienes se alimentaban con productos traídos de regiones lejanas, como Moctezuma, a quien diariamente surtían comidas “de todas y cuantas había en la Tierra.

“No sé por dónde encomenzar, sino que estábamos admirados del gran concierto y abasto que en todo tenía”, relató Díaz del Castillo.

Gritos, sonidos de llantas y chiflidos conforman una sinfonía

Hacia las seis empieza el segundo acto con la llegada de los clientes (hasta 25 mil por día), que pueblan los pasillos donde una sinfonía de chiflidos, llévele y andar de carros, habituales en todo mercado, se funden con el aroma a pescado fresco, ambientadas por el brillo de platinadas escamas.

“Güerita, ¿qué buscaba? ¡Sí hay, sí hay! ¿Qué le damos? ¡Pásele, pásele! ¿Cuántos de filetito, joven? Pura chulada, jefe, Veracruz auténtico”, se oye entre sones y otros ritmos populares.

¿A cómo la mojarra?, pregunta una señora de tantas que recorren el mercado en busca de mejores precios. También hay dueños y empleados de comercios y marisquerías, como Marco González, quien viaja dos o tres veces por semana para llevar unos 180 kilos a su restaurante Mar Adis, en San Miguel Amaya, estado de México.

Sobre tablas, algunos comerciantes pican frenéticamente para transformar un gran pulpo (hervido) en montañas de diminutos pedacitos. Otros abren pescados, filetean, quitan escamas y sacan hasta lo último de pulpa del espinazo que se utiliza para croquetas, tostadas y albóndigas. Antes costaba vender ese producto, pero “ahora hasta lo encargan”, explicó Bernardo May Galmiche, quien junto a su esposa Imelda, su hijo, su nieto y un empleado limpia cada día entre 150 y 200 kilos de cintillo de Veracruz.

Los Galmiche, dedicados al comercio vinculado con la pesca, son tabasqueños, como muchos de los siete mil 500 trabajadores del mercado. “Mucha gente de La Viga viene de la costa porque al de aquí le repugna el olor a pescado, le hace el feo, y nosotros estamos acostumbrados; la mayor parte, hasta los hemos pescado”, explicó don Bernardo.

Ráfagas de olores invaden el aire; no son desagradables, sino fuertes, imposibles de ignorar. Miles de toneladas de pescado y otras tantas de hielo se funden para crear frescos aromas, salvo atrás de los camiones, donde se hace barro.

La mañana avanza y cerca de las ocho el sol comienza a filtrarse entre los toldos. Los pescados –plateados, dorados y rosados en su mayoría– cobran más brillo y charolean, mientras el hielo se derrite, lo que obliga a los trabajadores a reforzar la carga porque la clientela aumentará en el tercer acto: la venta final.

En el universo de mariscos, que incluye hasta chipirones de temporada, hay ostiones que cuestan desde 1.50 a 3 pesos; camarones, pulpos y raya a 10 pesos el kilo; jaiba en pulpa (120) o elegantes paquetitos atados con fibras de plantas (50).

En materia de pescados, se pueden encontrar rosados salmones (100 pesos el kilo), el estelar huachinango, pargo huachinango (95), robalo, mojarra (42), delgadas y grisáceas sierras (25), bandera (18), mero (bueno para filetes), villajaiba, pámpano plateado con rayos dorados, corvina y peto tecoluila de Veracruz, que dicen que es muy sabroso.

Belleza y sabor

También se encuentran la cinta (o cintillo), que parece una serpiente aplastada, y el económico conejo de Sinaloa, a 12 pesos el kilo. Un pescado grande y redondo, el lenguado blanco, atrae la atención por su belleza, pero al voltearse es amarronado y poco agraciado. Corvinas de Baja California, pequeños tiburones de Chiapas por pieza (46) o rojizos filetes (60), picudos de 10 y 15 kilos, y atunes que pueden pesar hasta 140 kilos.

Si un redondo y brillante ojo de pescado intimida, ¿cuánto pueden perturbar miles de millones distribuidos sobre mesas, cajones, camiones y ganchos?

Un trabajador explicó que las cabezas de los pescados también son comestibles, salvo la de los tiburones, y la utilidad dependerá del tamaño, pero en general se aprovechan. Prácticamente no se tira nada, porque aquello que no sirve en su forma natural se procesa, recicla y convierte en otra cosa: triturados para croquetas y espinazo para caldos, agregó.

Así, esas miles de toneladas salen en bolsas, carritos y cubetas; cajones, camionetas, tráilers y cajas con el sello “Product of México”.

“Lo bueno se va (al exterior), como el huachinango, el pámpano y la langosta, por ejemplo, y los productos más económicos se quedan, pero no son consumidos porque nos falta educación; son baratos, económicos y nutritivos”, dijo Darío, oriundo de Mandinga, Veracruz, quien estudió ingeniería pesquera y comparte el trabajo con su esposa, Isabel, en el puesto Crustáceos, peces y moluscos.

José Alberto acomoda cajas con dos toneladas de villajaiba que llegaron desde Tamaulipas y partirán hacia Acapulco, aunque parte del producto también se consume en el mercado. En las aceras hay puestos de tamales, tacos y antojitos, mientras una decena de restaurantes se ubican en la última nave. Allí un menú de coctel y filete puede costar entre 100 y 200 pesos.

En La Viga también se venden cuchillos, cazos de cobre, ollas y todo tipo de utensilios. No se preocupe si no lleva cubeta; afuera puede comprar una para cargar con sus pescaditos.

La Nueva Viga está ubicada en Prolongación Eje 6 Sur 560, colonia San José Aculco, delegación Iztapalapa.

La Nueva Viga Market es el mercado más grande de pescados y mariscos en México y la segunda más grande en el mundo después de que el mercado de pescado de Tsukiji en Japón. Se encuentra ubicado en la ciudad de México a gran distancia de la costa, debido a los patrones históricos de comercio en el país. El mercado se encarga de 1.500 toneladas de pescados y mariscos todos los días, lo que representa alrededor del 60% del mercado total. La mayoría de los productos del mar se distribuye en el área metropolitana de la Ciudad de México y los estados que lo rodean, pero no hay distribución a otros estados y del extranjero.

Historia

La gran distribución de productos del mar se ha centrado en la ciudad de México durante muchos años, primero en el mercado de La Viga en el distrito de Iztacalco y ahora en el mercado de La Nueva Viga en Iztapalapa . La razón principal del mercado de productos del mar se encuentra en la capital, en lugar de en una ciudad costera, es que la Ciudad de México tiene una larga historia de ser el centro económico del país. Desde tiempos prehispánicos, gran parte de los pescados y mariscos y otros productos ya sea terminado o ha pasado por aquí. La gente de la zona de Ciudad de México también se han acostumbrado a disfrutar de la recompensa proporcionada por la casi totalidad de los estados, por lo que la demanda de productos del mar es mayor aquí.

El primer mercado de La Viga se estableció cerca del canal de La Viga, que lleva el nombre de una hacienda del siglo 19.  En el siglo 19, esta zona estaba llena de tierra secado, con islas artificiales llamadas “chinampas” y canales, como La Viga, que comunicaba Chalco y Xochimilco , que todavía tenían sus lagos, al puerto lacustre de San Lázaro, cerca del centro histórico de la Ciudad de México . El canal y otros en la zona fueron drenados y rellenado en el siglo 20 muy temprano, con el canal de La Viga convirtiéndose en la Calzada de La Viga carretera. Alrededor de este nuevo camino, las industrias y los barrios surgieron.  El viejo mercado de La Viga aún existe y todavía se vende principalmente al por mayor, pero sus clientes son más locales, como tiendas y restaurantes en la ciudad de México.

La Nueva Viga se estableció a mediados de la década de 1990  debido a que la demanda de mariscos al por mayor sobrepasado la capacidad del antiguo mercado tradicional de distribuir.  Se ha convertido en uno de los mercados más importantes de América Latina,  y el segundo mayor mercado de pescado del mundo, después de Tokio mercado de pescado Tsukiji .  Él y el Mercado del Mar en Zapopan , Jalisco el control de casi toda la distribución de pescados y mariscos en el país.

Tanto el antiguo mercado tradicional y el nuevo están bajo la misma dirección. El presidente anterior del mercado, estaba en la posición durante quince años. Ese término ha sido acortado y el actual presidente, Jorge Toral Peña, sólo tiene un período de tres años. Planea un cambio en el área de retail para incluir una plaza gourmet y una zona permanentemente dedicado a la promoción de los beneficios de comer pescado. Los sábados, el mercado organiza clases de cocina y concursos anfitriones para las recetas de mariscos.

Descripción

La descarga de camiones en el mercado

La Nueva Viga se encuentra en Prologación Eje 6 Sur, Colonia San José Aculco , Iztapalapa .  Se encuentra en la propiedad de la propiedad del Gobierno Central de Abasto , pero este mercado es de propiedad privada.  La instalación se extiende sobre 9,2 hectáreas, con 202 almacenes al por mayor, al por menor 55 almacenes y vendedores de 165 en total.  Cuatro almacenes tienen productos certificados y otros 80 han sido clasificados se tienen excelentes prácticas de manejo, a la espera de certificación.

Si bien, con mucho, la mayor parte de las empresas dentro vender pescado fresco y congelado, hay otro negocio vendiendo utensilios de cocina, alimentos e incluso los bancos.  En el exterior hay un poco de transporte público y de carga.

La jornada comienza temprano, a las cuatro de la mañana, cuando los camiones cargados de pescados y mariscos frescos llegan.  Entre 20.000 y 25.000 clientes pasan a través de la instalación en un día determinado.  Muchos clientes son dueños de los restaurantes en los alrededores de México City.  A partir de las 6 am, cuando los puestos abiertos a las 6 pm, el mercado está lleno de gritos de los comerciantes atraer a los clientes, así como los sonidos de las hojas como las montañas de pescado y otros productos del mar son eviscerados picada y preparados de otro modo. El mercado cuenta con cerca de 7.500 personas, muchas de las cuales proceden de zonas costeras y se utiliza para el fuerte olor a pescado impregna el interior.

Los productos vendidos

Trabajador mostrando producto de camión

La Nueva Viga maneja el mayor volumen de productos del mar y cuenta con la mayor variedad de productos del mar en México.  Cerca de 300 diferentes especies frescas y congeladas, y alrededor de 100 especies congeladas importadas se venden cada día en este centro de abastecimiento.  Esto incluye todo tipo de pescados imaginables a los mariscos, camarones, y hasta tiburones y mantarrayas .  Un promedio de 500 toneladas de pescado fresco y 1000 toneladas de productos congelados se manejan cada día, alrededor de un sesenta por ciento de la producción pesquera nacional, y la volumen segundo más grande del mundo después de la lonja de pescado en Tokio.  La mayoría de los productos del mar es el hogar, pero el producto importado se puede encontrar en los cinco continentes.  El marisco viene de todas las costas de México,  pero la mayor parte del producto interno proviene del Golfo de México.  Hay un sitio web dedicado al inventario del mercado, que se actualiza diariamente en

La Cuaresma es la temporada de mayor actividad de La Nueva Viga y todos los vendedores de mariscos de México. En 2010, La Nueva Viga ventas durante esta temporada fueron 2.500 toneladas por día.  En este momento, hay más de un centenar de especies de peces y mariscos de temporada, con algunas ventas un precio tan bajo como doce pesos por kilo .  En este momento tan importante, los funcionarios federales de salud inspeccionar este y otros mercados para detectar contaminantes tales como salmonella bacteria y parásitos diferentes, con el fin de tranquilizar a la opinión pública que el suministro sea seguro.

La mayoría de los productos del mar se vende aquí es enviada a otros estados y exportados, así como se vende a los restaurantes más locales y los mercados al por menor.  El setenta por ciento del producto vendido va a la ciudad y los vecinos estados de Hidalgo, Tlaxclas, Puebla, Morelos y el Estado de México.  Gran parte de lo que se exporta es el más caro, como la lubina camarón y langosta. Sin embargo, las especies más económicas a menudo no se vende en México, ya sea como ellos se conocen a los hábitos de la mayoría de la gente dietéticos.  Por el momento, el marisco más popular vendido aquí y en el resto de México es el camarón, seguido débilmente por mojarra. Para las especies más populares de peces, el informe de los vendedores que poco se desperdicia. Incluso las cabezas, lo que a menudo se cortó para los clientes se vuelven a utilizar. La carne dentro de ellos se saca y se vende como está o se conforma en croquetas. Espinas y otros huesos con restos son vendidos para la realización de las acciones.  Sin embargo, se estima que siete toneladas de producto por día que consiste en especies menos populares se desperdicia porque no se vende en el tiempo.

Mientras que los lugares que venden pescado fresco y congelado dominan el mercado, hay una serie de otros negocios en las instalaciones también. El mercado también tiene un gran número de puestos de venta de comida preparada tamales , tacos, cocteles, filetes y otros platos de marisco. También hay negocio de venta de cuchillos, utensilios de cocina de cobre, otros utensilios de cocina, tiendas de comestibles, bancos y oficinas gubernamentales.

Sus Desafíos

Un desafío importante para el mercado es la disminución de las ventas de mariscos producidos en el país. Estos han caído hasta un cuarenta por ciento, según algunas estimaciones. Los vendedores en el mercado afirman algunos es debido a la competencia de productos del mar exterior, pero la mayor parte se debe a la falta de promoción de productos del mar por parte de funcionarios del gobierno federal, incluso el Comité Nacional de Fomento al Consumo de Producto Pesquero , que se encarga de hacer precisamente eso . La queja es que este comité sólo promueve mariscos durante la Cuaresma.  Debido a los acuerdos de libre comercio, pescados y mariscos procedentes de países como China, Panamá y Chile están apareciendo en el mercado y ahora representan alrededor del 10 por ciento de las ventas. Mariscos doméstica es generalmente mejor calidad, ya que gasta menos o nada de tiempo congelado, pero el producto congelado importado es a menudo más barato. Comunes especies importadas son la tilapia , tiburón, espáridos o pargos y carpa .

Otro problema es que, aunque el mercado está a sólo quince años de edad o menos, las instalaciones han sufrido un grave deterioro en tan poco tiempo. Uno de los problemas principales es el drenaje insuficiente, lo que lleva a la acumulación bacteriana y haciendo que el interior de oler muy fuertemente. Sin embargo, también hay serios problemas con los techos y suelos de las instalaciones también. Costos de renovación se estiman en 100 millones de pesos. A medida que el mercado es una operación privada, independiente del gobierno, la ciudad de México las autoridades estatales que no pueden proporcionar la financiación necesaria para la renovación, pero están trabajando con fuentes privadas para encontrar alternativas.

El mercado se enfrenta a la competencia en un mercado prevista en Baja California , que representa el 75% de los mariscos producidos en México. Una de las razones está previsto que este mercado es a causa de los problemas de saneamiento de La Viga.

Un último problema es que hay una falta de transporte público a las instalaciones, por lo que es difícil para muchos compradores al por menor para comprar aquí.

MERCADOS DEL MAR EN JALISCO

Buena Mes FEB Marcado del Mar


Responses

  1. La Nueva Viga es un mundo maravilloso¡ lleno de historia y vivencias y tambien de gente buena, es mundo maravilloso que siempre valdrá la pena conocer y descubrir¡

  2. felicidades por todo lo que hacen ,quisiera saber quien compra jaiba grande y carne de jaiba en las vigas de cuidad de mexico y la viga de Guadalajara Jalisco..

    • información quien compra jaiba grande y carne de jaiba descarnada en la viga de la cuidad de mexico,y la viga de Guadalajara Jalisco.

      • Saludos y Gracias por escribir… procura acceder directamente en el mercado del mar en la asociación directamente saludos cordiales ALVARO LOPEZ


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: